Alternativa para estar en forma: Pilates con tu bebé

Seguro que has escuchado lo saludable que es realizar pilates en el embarazo y en el postparto. Esta disciplina dota a la mujer de un bueno control muscular, haciendo especial hincapie en los músculos del Core, o músculos que se ocupan de la estabilidad postural y entrenando el suelo pélvico de manera saludable. Además proporciona a la mujer un control respiratorio y corporal muy recomendable en cualquier etapa de la vida.

Una vez que han pasado las primeras 6-8 semanas de postparto y, salvo complicación las mujeres pueden comenzar a realizar actividad física de manera suave. Hasta entonces solo es recomendable que realice ejercicios con el suelo pélvico y de activación de transverso abdominal, a ser posible tumbada.

Pero cuando llega el bebé, su cuidado se lleva las 24 horas del día.  Por eso una buena solución puede ser el incluir al bebé en la actividad.

¿Qué beneficios tiene practicar pilates con tu bebé?

Practicar Pilates madre y bebé juntos Estimula el crecimiento emocional, intelectual y motor.
Interacciones madre e hijo/a Desarrolla: las habilidades sociales, estilo de imitación, las pautas de atención, la curiosidad, la memoria, el desarrollo del lenguaje, el sentido de la lógica, la intuición, la agilidad física, habilidades matemáticas…
Atención, motivación e interacción del pequeño con la madre Se siente motivado, disfruta de la atención de la madre, se esforzará por aprender y por comunicarse, comprender el comportamiento y las consecuencias.
Ejercicio rostro a rostro. Rodeándole de sonidos. Mejora habilidades sociales y lingüística del niño.
Bebé al alcance: caricias, masajes, mimos… Mejora el desarrollo de la memoria, habilidades de discriminación sensorial, funcionalidad intelectual.
Acunar y movimientos de balanceo Ofrece nuevas perspectivas visuales, mejora el sistema vestibular desarrollando y mejorando los reflejos, habilidades motoras y alerta visual.
Acompañar en la práctica de ejercicios Mejora habilidades motoras. Observa mejor el entorno (cuando está sobre la madre). Adquiere mayor conciencia de los músculos. Estar en el suelo estimula la exploración y adquieren mayor confianza.
Fuente: http://www.efdeportes.com/ Revista Digital – Buenos Aires – Año 14 – Nº 138 – Noviembre de 2009

No hay que olvidar la importancia de la actividad física para la salud y cómo siendo introducida desde pequeños, podemos instaurar un hábito que tendrá repercusiones de por vida. Incluir a nuestros hijos en nuestro deporte, en nuestra clase de actividades dirigida, etc, siempre que la actividad esté pensada para ser disfrutada de esta forma,  es una buena manera de conseguirlo.

Author: Julita

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This